martes, 18 de diciembre de 2007

ERNESTO MONTIEL, HIJO ILUSTRE DE MI PUEBLO


“No tengo palabras para expresar mi sentir,talvez mi música diga, lo que quisiera decir”....Ernesto Montiel..El Señor del Acordeón



"Dice el sabio refranero que nadie es profeta en su tierra; Ernesto Montiel no fue la excepción, y aún sigue sin serlo, pues a 32 años de su muerte física, aún seguimos en la tarea de hacer resaltar su figura no sin antes tener que detenernos a contar quien fue y por qué fue un grande, por qué le dio tanta altura al chamamé y por qué Paso de los Libres le debe rendir un homenaje permanente".



ERNESTO MONTIEL nació en Quinta Sección Palmar, Departamento de Paso de los Libres, el 26 de febrero de 1916, allí transcurre su infancia, dulce infancia en el seno de una familia a cuyo amparo Montiel iba forjando su personalidad, hijo de doña PETRONA MONTIEL, tuvo además una segunda madre, su querida MAMA ROSA inspiradora de una de sus clásicas obras musicales.

De las tres hermanas que completaban su familia, la tenemos a la menor de ellas, doña ROSALIA MONTIEL, a quien apodan cariñosamente DOÑA QUERIDA, la predilecta y mimada de Montiel.
Desde muy pequeño se sintió atraído por la música, y fue así que inició su carrera animando bailes y reuniones familiares en Palmar y Ombucito, pero su consagración logra en la capital del país donde llega siendo muy jovencito.
Su llegada a Buenos Aires se produce en una época en que el éxodo de provincianos de todo el país desembarcaban en la gran selva de cemento, atraídos por el auge la abundancia laboral, apertura de fabricas, frigoríficos, una promisoria oportunidad para quienes buscaban trabajo y mejor vida.
En Buenos Aires tuvo varios oficios, radicándose en el barrio de La Boca, pero su conexión con el ambiente musical de buenos Aires nace al conocer a quien por entonces era uno de los pocos, sino el único, embajador de la música correntina en Buenos Aires, DON EMILIO CHAMORRO, quien dirigía varias agrupaciones, entre ellas Los Paisanitos Campiriños y Los Hijos de Corrientes, en este último ingresa ERNESTO MONTIEL y luego ISACO ABITBOL.

Tras su paso por Los Hijos de Corrientes, Montiel se une a un acordeonista entrerriano de San José de Feliciano, AMBROSIO MIÑO, conformando el Trío Iverá que completaba REYNALDO DIAZ, aquí se concreta la ejecución de un estilo muy popular en nuestras campiñas en aquella época, la interpretación de dúos de acordeones, antológicas grabaciones dan fe de la calidad interpretativa de ambos acordeonistas que graban entre otras obras, DISTRITO BASUALDO, VIZCACHA YEROQUI y FELICIANO ORILLA.

A Comienzos de la década del 40, empieza a gestarse lo que más tarde se constituyó en una de las máximas agrupaciones musicales de la historia de nuestro chamamé, corría el año 1942 en sus meses finales cuando Montiel empieza a pergeñar su sueño más anhelado, su propia agrupación. Para ello entabla conversaciones con otro libreño que ya estaba en aquellos años por Buenos Aires, el guitarrista SAMUEL CLAUS. A todo esto suma también al guitarrista LUIS FERREYRA oriundo de Santa Fe y por último al bandoneonísta Alvearense ISACO ABITBOL.

Así nace el cuarteto ya en el año 43 bajo el padrinazgo del bellavistense PEDRO MENDOZA realizando sus primeros ensayos en el domicilio de éste. Tas varias deliberaciones, se decide por un nombre para el cuarteto. Fue Isaco quien finalmente propuso Cuarteto Santa Ana en alusión a una estancia propiedad de su madrina. A todo esto, Pedro Mendoza agrega Cuarteto Típico Correntino Santa Ana, sugiriendo un nombre tomado de las orquestas de tango que eran denominadas típicas.

A lo largo de los casi 33 años en que Montiel guía los pasos del Santa Ana, hubieron etapas claramente definidas, ello se puede apreciar en cada una de las grabaciones que logremos escuchar, desde el primer disco al último es indudable que ha alcanzado un perfeccionamiento en el manejo del acordeón.
Pero también debemos destacar que la renovación permanente de sus integrantes le iban imprimiendo mayores brillos a su música, la diversidad de los estilos que cada uno traía, por ejemplo, la llegada en el año 1954 de FRANCISCO PANCHO CASÍS en bandoneón, quien trajo consigo una ejecución diferente a la conocida hasta ese momento, puesto que tenía dominio de la mano izquierda y conseguía realizar variaciones propias de un músico tanguero, además pronto se suma la voz de JULIO LUJÁN nacido en Villaguay, una exquisita voz también rescatada de la música ciudadana.
No es en vano que lo llamaron Maestro, aún sus colegas cultores del tango, entre ellos Don FRANCISCO CANARO, autor de Vals Corazón de Oro, grabado por Montiel en el año 1954, un 14 de junio con Pancho Casis secundándolo en el bandoneón, una obra que muestra a las claras la cualidad interpretativa del Señor del Acordeón.
Al referirnos a bandoneonístas no podemos omitir el nombre del misionero BLAS MARTINEZ RIERA o el de APOLINARIO GODOY que marcaron su paso por el cuarteto. Lo mismo las voces, cada una mejor que la otra, o todas mejores cada una con su cálida particularidad, como PEDRO DE CIERVI, JULIO LUJÁN, ROBERTO GALARZA, ATILIO PUCHOT, el Dúo PEREGRINO COLMAN, CACHO SAUCEDO, RAMÓN CHÁVEZ, ERNESTO MARTÍNEZ, entre otros.

En resumen, desde el año 1943 en que nace a la vida el Cuarteto Santa Ana hasta 1975 en que fallece su creador, fue un constante y maratónico transcurrir con innovaciones permanentes.
Montiel recreo con su capacidad interpretativa los diversos géneros y estilos musicales en boga en nuestra provincia, puesto que grabó Polca Correntina o Chamamé, Rasguido Doble, Valseado, Valses y también rancheras, pero una vez dijo, “Corrientes tiene varias expresiones musicales, pero para mi lo más representativo es el chamamé. El chamamé es como el tango, costó mucho hacerlo llegar a los salones, a la radio y a la televisión, ahora resta seguir trabajando por el mismo”.
En tiempo de ranchera compuso y grabó la obra titulada Caricias de Acordeón, dedicada a su esposa doña JUANA NOTTO con quien contrae enlace matrimonial un 23 de marzo del año 1953 y con la que trajeron al mundo a un único hijo, ERNESTO MARÍA MONTIEL...........
Su profundo apego a su tierra y a su gente, fue la musa inspiradora de sus obras, de ahí que la mayoría de sus composiciones hablen de personajes como CAMBÁ UCHA, CAMBÁ RICARDO, ROQUIÑO FERREIRA, MAMA ROSA, de lugares tan caros a sus recuerdos como ARROYO PORÁ, EL OMBUCITO, MANSA LAGUNA, o verdaderos testimonios de amistad como lo son las obras LOS DOS AMIGOS, LA RATONERA, PASANDO POR VILLA OCAMPO, LA YUNTA BRAVA y otros.

ULTIMO ADIOS AL SEÑOR DE ACORDEÓN

Una noche de diciembre, mas precisamente el día 6, del año 1975 su corazón de noble correntino dejó de latir, a partir de allí entró en la inmortalidad dejando un inmenso caudal de experiencias que son lecciones, como artista y como ser humano. Sus restos, descansan en el Rincón de las Celebridades del Cementerio de la Chacarita a su izquierda descansa Anibal Troilo “Pichuco”, y a su derecha Marta y Waldo de los Ríos, y en ese lugar de paz y descanso eterno están también el actor Luís Sandrini, la poetiza Alfonsina Storni, el pintor Quinquela Martín, el maestro Osvaldo Pugliese, la voz sentimental del tango Agustín Magaldi y Rosita Melo , autora del vals Desde el Alma, entre otros.
Fragmentos del trabajo sobre Vida y Obra de Montiel realizado por GUILLERMO FERNANDEZ, recopilador, conductor de programas radiales e historiador de la vida del Señor del Acordeón. Paso de los Libres, Corrientes

1 comentario:

Daniel dijo...

Que tal Guille, como amigo tuyo tengo que felicitarte por esta hermosa pagina chamamecera, orgulloso como nunca de tener un amigo con tantas cualidades, pero donde mas te reconocemos es por tu inclaudicable labor en la difusion de nuestro amado chamame. Dios quiera que siempre te de salud amigazo y gracias por tener bien en alto los laureles del Señor del acordeon DON ERNESTO MONTIEL y su Cuarteto Santa Ana.